Medir el ROI de la Promoción Web

roiUno de los debates más habituales en las empresas cuando se ha tomado la decisión de invertir en Promoción Web es la capacidad de medir el Retorno de la Inversión (ROI). Cualquier inversión requiere de una evaluación temporal para determinar su adecuación o rentabilidad, cualquier Responsable Financiero os lo dirá.

En el caso de Promoción Web nos encontramos con inversiones cuyo retorno puede ser medido, y otras cuya medición resulta más “subjetiva”. Aquellas en las que invertimos en Marketing en Redes Sociales son las más difíciles de medir. Repasemos todas:

  1. Inversiones en diseño Web: Son fáciles de medir. Tan solo tenemos que tener claro cuál es el objetivo de la Web (TODAS las webs tienen que tener un objetivo, los tiempos de la Web como “tarjeta de visita” son agua pasada.) Suponiendo que en una Web determinada tengamos como objetivo que los usuarios se den de alta como registrados, o que nos remitan un formulario, o que completen una transacción económica, en todo caso tendremos un valor de objetivos a cumplir. En el ejemplo del formulario, supongamos que nuestro objetivo es que la Web reciba 20 formularios diarios. Configurando adecuadamente las herramientas de seguimiento de estadísticas para que nos ofrezcan la información de objetivos, podremos establecer el grado de cumplimiento, revisar el flujo de navegación y potenciar esas conversiones en la mayor medida posible.
  2. Inversiones en Posicionamiento orgánico en buscadores:  También son fáciles de medir. A pesar del largo plazo que requieren, cualquiera puede comprobar las posiciones de su web en Google. En este caso lo que tenemos que tener claro son las palabras clave que seguiremos. Bien a mano, bien con software especializado (recomendable), seguiremos semanalmente la evolución de las palabras clave respecto a nuestros objetivos iniciales. Dado que existe una correlación directa entre las posiciones en buscadores y las visitas a la página, el objetivo final debe estar expresado en términos de tráfico.
  3. Inversiones en Promoción en Medios Sociales: Muy difíciles de medir. Sobre todo por una cuestión: No existe objetivo inicial medible. En los dos casos anteriores tenemos objetivos claros y medibles (nº de conversiones y nº de visitas). En este caso, ¿cuál es el objetivo? ¿fidelizar clientes? ¿crear marca? ¿generar reconocimiento? Aunque consigamos determinar un objetivo cuantificable, es muy difícil determinar en qué grado las acciones promocionales en medios sociales han determinado a su cumplimiento o no cumplimiento. Este hecho no es exclusivo de Internet, es extensible a cualquier acción de marketing: ¿Cómo medimos el ROI de una valla publicitaria? ¿o de nuestro servicio de atención telefónica? ¿o de una nota de prensa?

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *