¿Es legal coger direcciones de internet para mis campañas de email marketing?

La respuesta rápida: Depende.

En Europa en general y España en particular, la normativa referente al envío de comunicaciones comerciales es muy restrictiva. Le afectan dos leyes: La Ley de Servicios de Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICe) y la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

La LSSI regula si podemos o no dirigirnos a alguien para enviarle comunicaciones comerciales, mientras que la LOPD se encarga de regular cómo tratar los registros que tenemos, y en qué condiciones debemos captarlos para no incurrir en una ilegalidad.

La pregunta que da título a este post es muy habitual entre nuestros clientes y alumnos de nuestros cursos. Siempre les inculcamos la importancia del email marketing en sus estrategias de marketing, pero casi siempre tenemos el mismo problema: O no existe una base de datos de emails, o la que existe no ha sido captada por métodos “legales”. Así que una de las vías más rápidas de captar usuarios, puede parecer acudir a Linkedin, o a asociaciones sectoriales, o a bases de datos de acceso público como el Registro Mercantil, y obtener allí direcciones de email de personas o empresas a las que nos interesa enviar nuestras comunicaciones comerciales.

Pues bien, volviendo a la respuesta, en efecto depende. Es decir, no es legal coger direcciones de internet para enviar comunicaciones comerciales, pero mientras no se le envíe de forma insistente o sistemática, no vas a tener problemas, como dice el artículo 38.3.c) de la LSSI:

Son infracciones graves […] c) El envío masivo de comunicaciones comerciales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente, o su envío insistente o sistemático a un mismo destinatario del servicio cuando en dichos envíos no se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 21.

(NOTA: Antes de la última modificación de la Ley, de 10/05/2014, el artículo indicaba que se podían enviar “hasta 3 comunicaciones comerciales al año”. Con la nueva redacción tenemos más incertidumbre, dado que no sabemos qué entiende la Ley que es “insistente” o “sistemático”…)

Conociendo esto, lo más lógico, en caso de que no tengáis una base de datos de emails, será acudir a fuentes públicas (Linkedin, páginas web, asociaciones, fuentes públicas) e intentar conseguir que esas personas se den de alta legalmente en vuestra base de datos, recabando su consentimiento expreso e inequívoco. Una buena manera es enviar información de valor (de forma no insistente ni sistemática) e incluir un enlace para facilitar a aquellos interesados el darse de alta de forma legal (Opt-in).

Así que, resumiendo, tenéis la oportunidad de conseguir que los emails que captéis por fuentes públicas se conviertan en suscriptores legales de vuestro contenido, ¡no la malgastéis!

 

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *